Contacto Mapa Web
Iniciar sesión Registrarse
Español Valencià Català Gallego Euskera English
Hotel Don Manuel
  • El restaurante donde celebrar tu boda soñada y donde comer es un placer.
  • Nueva Colección Primavera/Verano 2016 en Martín Natur
  • Gestionamos la ejecución de proyectos, obras y servicios de Arquitectura y Urbanismo.
  • Salud y bienestar...
Texto a buscar:
Buscar en:

¿Por qué inflar los neumáticos con nitrógeno?

No todos los talleres de la zona están preparados para esta técnica. ¿Merece la pena?
Aumentar texto
Disminuir texto
lunes, 01 de junio de 2015

Por norma solo los talleres especializados disponen de esta técnica. Comentamos las ventajas de inflar los neumáticos con nitrógeno. ¿Merecerá la pena?


Aunque sea evidente que el neumático en el automóvil, es la parte que nos permite mantener contacto directo con la superficie de rodadura y, en comparación con el resto del área de la unidad, la de las llantas es muy pequeña, (apenas y llegan a los 20 cm2), sin embargo, la gran mayoría de los automovilistas dan por sentado el buen estado de sus ruedas y que el aire jamás se escapará de estas.

Quizás por eso  esté de moda inflar las llantas con nitrógeno en lugar de hacerlo con aire. Por lo que cabe preguntarse, y sobre todo informarse, cuáles son los beneficios de “remplazar” uno por otro, y entrecomillamos remplazar porque el aire que respiramos, y por ende, con el que llenamos los neumáticos, se compone de 74% nitrógeno, 21% oxígeno y el resto de otros gases y vapor de agua.  Es decir,  ¿merece la pena inflar los neumáticos de nuestros vehículos… autos, motos, utilitarios, camiones, tráileres, y cualquier vehículo que tenga neumáticos, hasta bicicletas!, con nitrógeno líquido?

Para la mayoría de nosotros, el nitrógeno sólo se trata de un elemento más de la tabla periódica de los elementos químicos de la que tanto escuchamos hablar cuando estudiamos en la escuela, sin embargo, el nitrógeno es un gas inerte de gran utilidad dentro de la industria automotriz.

Hasta hace poco, se empleaba casi exclusivamente para el inflado de llantas industriales, de aviones, camiones o automóviles de carreras, donde los estándares de seguridad son considerablemente más rigurosos. Hoy en día se está utilizando cada vez más para el inflado de neumáticos de todo tipo de vehículos.

Y es que sus ventajas han quedado ya comprobadas no sólo para las llantas mismas, sino para el coche en general.

En primera lugar,  aclaremos algunos mitos que envuelven el uso del nitrógeno en el neumático:
•    El uso de nitrógeno no genera una explosión o inflamación (muy poco probable) en caso de una salida repentina, es un gas inerte (no arde).
•    No produce daños al medioambiente debido a que se trata de un gas inerte natural.
•    El uso de nitrógeno no es exclusivo de los neumáticos nuevos, puede ser usado en neumáticos con kilometraje recorrido.
•    Permite realizar un mayor recorrido de emergencia cuando se sufre de una picadura.
•    Puede ser mezclado con aire de ser necesario, aunque las ventajas obtenidas con el nitrógeno se pierden.

Entonces, veamos las ventajas del uso de nitrógeno en el neumático:
•    El uso de este elemento incrementa la vida útil de los neumáticos en un 25 %,  con lo que conlleva esto en ahorro.
•    Por otro lado, elimina la oxidación interna de la llanta porque evidentemente no está combinado con oxígeno, elemento que detona el desgaste del polímero del neumático y el deterioro del metal con que están elaborados los rines o llantas, lo que ayuda a la durabilidad del neumático.
•    Permite un nivel adecuado de presión, ocasionando contacto uniforme con el suelo,  lo que nos confiere mayor seguridad; este aspecto es importante porque las llantas infladas con aire se desgastan de forma prematura de las paredes al no tener la presión suficiente, y de la parte central si están infladas en exceso, (como ya dijimos antes, el inflado con nitrógeno contribuye al ahorro).
•    Mayor ahorro de gasolina. El uso de N2 reduce el calor en los neumáticos y, por consiguiente, la resistencia de rodamiento, a menor resistencia de rodamiento, mayor economía del combustible.
•    Seguridad. Debido a que no es inflamable evita los riesgos de explosión en caso de accidente o colapso, esto se debe a que sus moléculas son de mayor tamaño y se reduce la fricción.
•    Ecológico. Reduce el consumo de combustible y, por ende, los niveles de contaminación y emisión de partículas tóxicas al ambiente. Hay que considerar también que al prolongar la vida útil de las llantas, contribuye a reducir el volumen de los residuos generados por la reposición de éstas.

Por lo comentado, parece que el oxígeno esté a la baja.
Debido a que el aire contiene en más de un 20% O2 y que sus moléculas son más pequeñas que las del Nitrógeno, no es de extrañar que el aire se escape de una rueda tres o cuatro veces más rápido cuando se infla con aire normal que con nitrógeno. Por si fuera poco, contiene humedad, y esta se expande y contrae dependiendo de los cambios de temperatura ambiental, alterando el desempeño del neumático.

¿Y qué hay de los precios?
Cuando esta técnica fue introducida en el mercado (hace unos 3 o 4 años en el mercado europeo y 6 o 7 en el americano) era muy costosa porque el gas tenía que ser comprado en forma líquida, siendo imprescindible un cilindro especial. Sin embargo, hoy en día los precios se han ido abaratando, aunque todavía son elevados en comparación con la propina que prácticamente se le da al despachador de la estación de gasolina.

En cambio, inflar una llanta con Nitrógeno puede rondar entre 2 y 4 € por rueda. Sin embargo, si lo demandamos cuando compramos nuestros neumáticos puede salirnos GRATIS, o incluso hay ofertas cuando recargamos el aire acondicionado de nuestro vehículo.  Al respecto es válido cuestionarse lo siguiente ¿el incremento en la seguridad tiene precio?

La conclusión es que el uso de nitrógeno ratifica una vida más largar de nuestros neumáticos, el ahorro de combustible, disminuye el daño medioambiental, nos permite un manejo más confortable de nuestro vehículo y sobre todo, refuerza la seguridad en la conducción. No olvidemos que una conducción segura no depende exclusivamente de las mejoras realizadas a nuestros vehículos, el 85% de la responsabilidad recae en el conductor.

Cartelera - Cine
El Tiempo
Loterías - Sorteos
Callejero
El tráfico - DGT
empresas
RSS Noticias
Colaboran:
PORTALES DE LA RED PORTALDETUCIUDAD.com
® Todos los derechos reservados - Guía de ocio, empresas, turismo y servicios de tu ciudad.
Web optimizada para una resolución mínima de 1024px y navegadores IE 7.0 y Mozilla 3.0 o superiores.